Volver al contenido principal

Diphyllobothrium latum

Es la vulgarmente llamada tenia ancha, que produce la difilobotriasis o infestación por el cestode de los peces. Esta especie es común en el norte de Europa, norte de América y en zonas aisladas de África y Asia.

Morfología

Los gusanos vivos son blancos, de color marfil, y miden de 3 a 10 metros de longitud.

El escólex tiene forma de almendra, con dos surcos alargados, profundos, que corresponden a los botridios u órganos de fijación.

Los proglotis son más anchos que largos. Hay un poro uterino independiente y un poro genital común en la superficie medioventral de cada segmento. Los testículos (muy numerosos) y las glándulas vitelógenas están dispersas por el proglotis.

Las asas del útero grávido forman una roseta localizada centralmente.

Los huevos, anchos, ovalados, miden aproximadamente 45X65 micras y poseen un opérculo en forma de tapadera en un lado y un pequeño saliente en el polo opuesto. Cuando son expulsados a través del poro uterino están muy poco desarrollados y, para que continúen evolucionando, deben llegar al agua.

Ciclo biológico

Los huevos, puestos de uno en uno en el intestino del hospedador definitivo, salen con las heces y maduran cuando llegan al agua. Se desarrollan en un tiempo variable dependiendo de la temperatura del agua. Después de la eclosión, el embrión hexacanto, que en este caso es ciliado y recibe el nombre de coracidio, nada al azar de un sitio a otro. Cuando es ingerido por crustáceos de los géneros Cyclops, y sobre todo Diaptomus, el coracidio pierde el epitelio ciliado en el intestino del crustáceo y emigra a través de la pared entérica hasta el hemocele, donde se transforma en la fase larvaria denominada procercoide. Cuando los peces de agua dulce adecuados (lucio, perca, trucha, salmón, etc) ingieren crustáceos infectados, los procercoides liberados emigran desde el intestino a los músculos, donde se transforman en el siguiente estadio larvario, el plerocercoide.

Cuando los peces pequeños infectados con plerocercoides son ingeridos por peces mayores, los plerocercoides, emigran a los músculos del nuevo hospedador y se reenquistan, proceso que puede repetirse y dar lugar a que existan peces de gran tamaño altamente infectados.

La infestación de los mamíferos hospedadores que actúan como definitivos, tiene lugar cuando ingieren peces que albergan plerocercoides. Una vez liberados del tejido muscular en el intestino por los procesos digestivos, los parásitos se fijan a la pared intestinal y se desarrollan hasta la madurez sexual en cinco o seis semanas.